Inspiración en la Parashá – Matot – Masei

צַו֘ אֶת־בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵל֒ וְנָֽתְנ֣וּ לַֽלְוִיִּ֗ם מִנַּֽחֲלַ֛ת אֲחֻזָּתָ֖ם עָרִ֣ים לָשָׁ֑בֶת וּמִגְרָ֗שׁ לֶֽעָרִים֙ סְבִיבֹ֣תֵיהֶ֔ם תִּתְּנ֖וּ לַֽלְוִיִּֽם: וְהָי֧וּ הֶֽעָרִ֛ים לָהֶ֖ם לָשָׁ֑בֶת וּמִגְרְשֵׁיהֶ֗ם יִֽהְי֤וּ לִבְהֶמְתָּם֙ וְלִרְכֻשָׁ֔ם וּלְכֹ֖ל חַיָּתָֽם: וּמִגְרְשֵׁי֙ הֶֽעָרִ֔ים אֲשֶׁ֥ר תִּתְּנ֖וּ לַֽלְוִיִּ֑ם מִקִּ֤יר הָעִיר֙ וָח֔וּצָה אֶ֥לֶף אַמָּ֖ה סָבִֽיב: וּמַדֹּתֶ֞ם מִח֣וּץ לָעִ֗יר אֶת־פְּאַת־קֵ֣דְמָה אַלְפַּ֪יִם בָּֽאַ֠מָּ֩ה וְאֶת־פְּאַת־נֶ֩גֶב֩ אַלְפַּ֨יִם בָּֽאַמָּ֜ה וְאֶת־פְּאַת־יָ֣ם | אַלְפַּ֣יִם בָּֽאַמָּ֗ה וְאֵ֨ת פְּאַ֥ת צָפ֛וֹן אַלְפַּ֥יִם בָּֽאַמָּ֖ה וְהָעִ֣יר בַּתָּ֑וֶךְ זֶ֚ה יִֽהְיֶ֣ה לָהֶ֔ם מִגְרְשֵׁ֖י הֶֽעָרִֽים:

Manda a los hijos de Israel que den a los levitas, de su porción hereditaria, ciudades para habitar, y darás a los levitas espacios abiertos alrededor de las ciudades. Estas ciudades serán suyas para habitar, y sus espacios abiertos serán para su ganado, su propiedad y para todas sus necesidades. Los espacios abiertos para las ciudades que darás a los levitas se extenderán desde el muro de la ciudad hacia afuera, mil codos alrededor. Medirás desde fuera de la ciudad, dos mil codos al lado oriental, dos mil codos al lado sur, dos mil codos al lado occidental y dos mil codos al lado norte, con la ciudad en el medio; estos serán los espacios abiertos de sus ciudades.

Números 32:2-5

La doble porción de esta semana concluye el libro de Números. En estas porciones se mencionan temas que son un poco confusos relacionados con las viviendas de los levitas. El Talmud lo explica con más detalle en Sotah 27b.

Las ciudades en las que vivirían los hijos de Israel, dentro de cada una de las áreas establecidas, debían tener una franja de tierra a su alrededor que no podría utilizarse. Desde el muro de cada ciudad debe haber un área prístina que se extienda 1000 codos, o aproximadamente 2 millas, en todas direcciones. Estos se designan como “espacios abiertos” y no se pueden utilizar para la construcción ni para la agricultura.

Sotá 27b

La Torá luego habla de una banda que se extiende 2000 codos, o 4 millas, desde las murallas de la ciudad. Los levitas deben vivir, cultivar y pastar en estas áreas. Entonces, ¿1000? ¿2000? ¿Qué está pasando?

El Talmud enseña que las primeras 2 millas de las murallas de la ciudad deben estar sin forma y sin desarrollar. Las segundas 2 millas es el área en la que los levitas vivirán lejos y pastorearán sus rebaños. Entonces, la idea de un “espacio verde” no es en absoluto un desarrollo de la planificación urbana moderna. Está en la Torá. Desde las murallas de la ciudad por 2 millas de circunferencia alrededor de la ciudad hay un espacio verde urbano. Luego, fuera del espacio verde es donde vivían los levitas. He aquí, los suburbios están en la Torá. En esencia, Hashem nos instruyó en la planificación urbana moderna. Vamos a tener un distrito céntrico en nuestras ciudades, vamos a tener parques sin desarrollar y áreas abiertas, seguidas de viviendas suburbanas. De esta manera, los levitas que no habían heredado tierra propia tienen lugares para vivir, cultivar y pastorear sus rebaños. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.