Inspiración en la Parashá – Terumá

En está Parashá semanal se trata un concepto que no es ampliamente entendido. ¿Qué es la Terumá? ¿Porqué hay una Terumá? ¿Qué propósito sirve? y ¿Porqué prestar atención a está idea?

Concisamente, Terumá son las cosas dedicadas a Hashem. Terumá viene en muchas figuras y tamaños; una característica principal es que Terumá es dada de manera voluntaria. Terumá puede ser requerida, pero no hay una policía de Terumá que vaya por todos lados haciendo cumplir las aportaciones de la Terumá. En la Parashá de está semana, nosotros vemos que Terumá puede tomar la forma de muchos artículos diferentes que han sido llamados para ser donados para construir el Mishkah. Esto incluye las piedras y metales preciosos, telas y todo lo necesario para construir y adornar el Mishkan. Pero, antes donar cosas ¿Porqué es necesario tener que especificar los términos de las donaciones?

La idea aquí es que cuando algo ha sido dedicado a Hashem, su naturaleza cambia. La cosa donada, la Terumá, es físicamente diferente que lo que era antes de que fuera dedicada a Hashem. Uno no puede trata la Terumá de la manera que uno trata a las cosas cotidianas. Por ejemplo, una pieza de joyería de oro es una pieza normal de decoración diaria hasta que se dedica a Hashem. Una vez que ha sido dedicada a Hashem, la naturaleza de esa pieza de joyería a cambiado. Ahora está involucrado un voto. No cualquier voto, pero un voto a Hashem. Esto es algo serio. Un voto a Hashem no debe romperse.

Vamos la ver una implicación de la idea de Terumá siendo un voto. Hay varias maneras de dar ofrendas agrícolas, incluyendo el primer diezmo y Bikurim. En los tiempos del Templo, muchas granjas y huertos estaban a una gran distancia de Jerusalén. Ellos estaban lo suficientemente lejos que esos productos agrícolas que si se comprometieran como Terumá se pudrirían durante el viaje. La Torá reconoce este problema y permite que el valor de productos agrícolas sea convertido a dinero, que era fácil de transportar y no se descomponía. Esto fue el porqué el shekel del Templo fue creado. El problema era que una vez que diezmo se convertía a dinero, el dinero no se le podía dar otro uso que las donaciones del Templo. Usar este dinero para algo más sería romper un voto con Hashem. Este problema tiene dos aspectos, la tentación intencional de usar el dinero para algo más que la donación del Templo o accidentalmente mezclar este dinero con otro dinero que no era Terumá. Para evitar esas dificultades, el shekel del Templo fue creado. El shekel del Templo solamente podía ser usado en Jerusalén, así que este dinero que estaba dedicado no podía ser mal usado de manera voluntaria o involuntaria. Así que uno podría vender su diezmo, dar el dinero a un Kojen (Sacerdote) local y cambiar el dinero por shekels del Templo y así traer los shekels del Templo a Jerusalén. Problema resuelto.

El problema de Yeshúa con los cambiadores de dinero no fue con los shekels de Templo en si. Más bien, los cambiadores de dinero habían atrapado a la ciudadanía. Ellos tuvieron que usar los shekels del Templo y los cambiadores de dinero cobraban altas tarifas. Los cambiadores de dinero podrían haber cargado una tarifa nominal y haber hecho una vida muy buena en vez de tratar de abusar el sistema que tenía una buena intención, pero como no había alternativa, dejaron a los cambiadores de dinero en una posición donde podrían tomar una ventaja desmesurada.

Por eso, cada vez que damos algo a la Sinagoga, estamos dando Terumá. Esto es importante de entender porqué una vez que hemos dado algo a la sinagoga, hemos hecho un voto a Hashem. Esto es aplica con el dinero, los libros, el arte, la comida, etc. Las cosas que hemos dado no pueden ser usados para otro propósito. Nosotros tenemos que ser cuidadosos en esto. Nosotros no podemos reutilizar cosas que son Terumá. Terumá solamente puede usarse para Hashem.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.