Inspiración en la parashá – Ayuno de Gedalías

«En el mes séptimo fue Ismael, hijo de Netanías, hijo de Elisama, de la familia real, y uno de los oficiales principales del rey, junto con diez hombres, adonde estaba Gedalías, hijo de Ahicam, en Mizpa. Y mientras comían juntos allí en Mizpa, se levantó Ismael, hijo de Netanías, y los diez hombres que estaban con él, e hirieron a espada a Gedalías, hijo de Ahicam, hijo de Safán, y mataron al que el rey de Babilonia había puesto para gobernar sobre la tierra. Ismael mató también a todos los judíos que estaban con él, es decir, con Gedalías, en Mizpa, y a los hombres de guerra caldeos que se encontraban allí.

Y al día siguiente del asesinato de Gedalías, cuando nadie lo sabía aún, ochenta hombres vinieron de Siquem, de Silo y de Samaria, con las barbas rapadas, las vestiduras rasgadas y cubiertos de incisiones, y con ofrendas de cereal e incienso en sus manos, para llevarlos a la casa del Señor. Entonces Ismael, hijo de Netanías, salió a su encuentro desde Mizpa, iba llorando; y cuando los encontró, les dijo: “Vengan a Gedalías, hijo de Ahicam”.

Cuando entraron en la ciudad, Ismael, hijo de Netanías, y los hombres que con él estaban, los degollaron y los echaron en la cisterna. Pero diez hombres que se encontraban entre ellos, dijeron a Ismael: “No nos mates; pues tenemos escondidos en el campo, depósitos de trigo, cebada, aceite y miel”. Y él se contuvo y no los mató como a sus compañeros. Y la cisterna donde Ismael había echado todos los cadáveres de los hombres que él había matado por causa de Gedalías, era la que el rey Asa había hecho por causa de Baasa, rey de Israel; Ismael, hijo de Netanías, la llenó de muertos. Después Ismael tomó cautivo a todo el resto del pueblo que estaba en Mizpa, a las hijas del rey y a todo el pueblo que había quedado en Mizpa, a los cuales Nabuzaradán, capitán de la guardia, había puesto bajo el mando de Gedalías, hijo de Ahicam. Los tomó, pues, cautivos Ismael, hijo de Netanías, y fue a pasarse a los amonitas.

Y oyó Johanán, hijo de Carea, y todos los jefes de las tropas que estaban con él de todo el mal que había hecho Ismael, hijo de Netanías. Entonces tomaron a todos sus hombres y fueron a pelear contra Ismael, hijo de Netanías, y lo encontraron junto al gran estanque que está en Gabaón. Cuando todo el pueblo que estaba con Ismael vio a Johanán, hijo de Carea, y a los jefes de las tropas que estaban con él, se alegraron. Y todo el pueblo que Ismael llevaba cautivo a Mizpa dio la vuelta y regresó y se fue con Johanán, hijo de Carea. Pero Ismael, hijo de Netanías, escapó de Johanán con ocho hombres y se fue con los amonitas.

Entonces Johanán, hijo de Carea, y todos los jefes de las tropas que estaban con él, tomaron de Mizpa a todo el resto del pueblo que él había recobrado de Ismael, hijo de Netanías, después que este había matado a Gedalías, hijo de Ahicam, es decir, a los hombres de guerra, las mujeres, los niños y los eunucos, que había traído de Gabaón. Y fueron y se quedaron en Gerut Quimam, que está junto a Belén, a fin de ir y entrar en Egipto, a causa de los caldeos, porque les temían, ya que Ismael, hijo de Netanías, había matado a Gedalías, hijo de Ahicam, a quien el rey de Babilonia había puesto para gobernar el país».                

Jeremías 41      

El tercer día de Tishrei es la conmemoración del ayuno de Gedalías. Este ayuno bíblico se encuentra en Zacarías 8:19. Es el ayuno del séptimo mes. Después de que el rey Nabucodonosor conquistó Jerusalén y destruyó el Templo, hubo una oportunidad de que los judíos reconstruyeran un gobierno para gobernar en Judea. Esto habría sido el gobierno judío bajo la soberanía babilónica, al igual que el gobierno judío bajo la soberanía romana en la época de Yeshúa.

Nabucodonosor incluso seleccionó a un individuo apropiado para gobernar su recién conquistado estado de Judea, su nombre era Gedalias. Aproximadamente el 10% del pueblo judío permaneció en Judea, incluyendo Jeremías. Los cultivos podrían haber sido reclamados. Las ciudades podrían haber sido reconstruidas. La construcción del Templo podría haber comenzado. Sin embargo, había tanto odio dentro del pueblo judío que esta oportunidad fue desperdiciada.           

El odio infundado que llevó a la destrucción del segundo Templo ya estaba allí en la destrucción del primer Templo. Y debido a esta característica infundada, la intriga política llevó al asesinato de Gedalías. Con el asesinato de Gedalías, los babilonios entendieron que los judíos eran incapaces de superar sus pequeñas rivalidades para gobernarse a sí mismos. En consecuencia, se perdió la oportunidad de autogobierno, y Jeremías llevó al 10% de los judíos al exilio en Egipto. Conmemoramos este trágico momento de la historia con un ayuno menor. Es apropiado que durante los Días Temibles miremos a nuestras propias fallas como nación. Estas fallas fueron el constante redoble de tambores de las enseñanzas de Yeshúa nuestro Mesías.

¡Shabat shalom!

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.