Inspiración en la Parashá – Bamidbar

וְלָֽקַחְתָּ֙ אֶת־הַֽלְוִיִּ֥ם לִי֙ אֲנִ֣י יְהוָֹ֔ה תַּ֥חַת כָּל־בְּכֹ֖ר בִּבְנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֑ל וְאֵת֙ בֶּֽהֱמַ֣ת הַֽלְוִיִּ֔ם תַּ֣חַת כָּל־בְּכ֔וֹר בְּבֶֽהֱמַ֖ת בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל: וַיִּפְקֹ֣ד משֶׁ֔ה כַּֽאֲשֶׁ֛ר צִוָּ֥ה יְהוָֹ֖ה אֹת֑וֹ אֶת־כָּל־בְּכ֖וֹר בִּבְנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל: וַיְהִי֩ כָל־בְּכ֨וֹר זָכָ֜ר בְּמִסְפַּ֥ר שֵׁמֹ֛ת מִבֶּן־חֹ֥דֶשׁ וָמַ֖עְלָה לִפְקֻֽדֵיהֶ֑ם שְׁנַ֤יִם וְעֶשְׂרִים֙ אֶ֔לֶף שְׁלשָׁ֥ה וְשִׁבְעִ֖ים וּמָאתָֽיִם: וַיְדַבֵּ֥ר יְהוָֹ֖ה אֶל־משֶׁ֥ה לֵּאמֹֽר: קַ֣ח אֶת־הַֽלְוִיִּ֗ם תַּ֤חַת כָּל־בְּכוֹר֙ בִּבְנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל וְאֶת־בֶּֽהֱמַ֥ת הַֽלְוִיִּ֖ם תַּ֣חַת בְּהֶמְתָּ֑ם וְהָֽיוּ־לִ֥י הַֽלְוִיִּ֖ם אֲנִ֥י יְהוָֹֽה: וְאֵת֙ פְּדוּיֵ֣י הַשְּׁלשָׁ֔ה וְהַשִּׁבְעִ֖ים וְהַמָּאתָ֑יִם הָעֹֽדְפִים֙ עַל־הַֽלְוִיִּ֔ם מִבְּכ֖וֹר בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵֽל: וְלָֽקַחְתָּ֗ חֲמֵ֧שֶׁת חֲמֵ֛שֶׁת שְׁקָלִ֖ים לַגֻּלְגֹּ֑לֶת בְּשֶׁ֤קֶל הַקֹּ֨דֶשׁ֙ תִּקָּ֔ח עֶשְׂרִ֥ים גֵּרָ֖ה הַשָּֽׁקֶל:

Tomarás a los levitas para Mí en lugar de todos los primogénitos de los israelitas, y el ganado de los levitas en lugar de todos los primogénitos del ganado de los israelitas. Yo soy el Señor». Y Moisés contó a todos los primogénitos de los israelitas, tal como el Señor le había ordenado; y todos los primogénitos varones conforme al número de sus nombres de un mes arriba, los enumerados eran 22,273. Entonces el Señor le dijo a Moisés: «Toma a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los israelitas, y el ganado de los levitas. Los levitas serán Míos. Yo soy el Señor. Y como precio de rescate por los 273 de los primogénitos de los israelitas que exceden a los levitas, tomarás cinco siclos (57 gramos de plata) por cada uno; los tomarás conforme al siclo del santuario; el siclo (11.4 gramos de plata) tiene veinte geras

Números 3: 41 – 47

La porción de la Torá de esta semana comienza el libro de Números, Bamidbar. La porción comienza con un censo de todos los hombres en edad militar en la nación. La excepción a este relato es la tribu de Leví. Levi no es contado como parte de este ejército, en cambio, deben servir a Hashem directamente.

Originalmente, se suponía que el primogénito de cada hogar debía servir a Hashem. Sin embargo, el primogénito participó en el incidente del becerro de oro. La tribu de Levi no lo hizo. Por lo tanto, el deber de servicio a Hashem es otorgado a la tribu de Leví en lugar del primogénito. Sin embargo, el censo que se hizo mostró que había 273 primogénitos más que levitas. Un mandamiento de Hashem es permanente. Por lo tanto, se debe hacer una contabilidad de los 273 primogénitos adicionales.

Los primogénitos adicionales debían ser redimidos, a un costo de 5 siclos por persona. Esta redención hace que el número de levitas y primogénitos sea completamente rectificado. Debido a que los mandamientos de Hashem son eternos, debe ocurrir la redención del primogénito.

Incluso hasta hoy, todo hijo primogénito de Israel debe ser redimido. Esto se hace con la ceremonia del Pidyon HaBen. Después de transcurridos 30 días tras el nacimiento del primogénito, debe ser entregada una compensación financiera a un Cohen para que este sea redimido del servicio a Hashem el cual fue sustituido por los levitas. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.