Inspiración en la Parashá – Emor

וַיֹּ֤אמֶר יְהֹוָה֙ אֶל־משֶׁ֔ה אֱמֹ֥ר אֶל־הַכֹּֽהֲנִ֖ים בְּנֵ֣י אַֽהֲרֹ֑ן וְאָֽמַרְתָּ֣ אֲלֵהֶ֔ם לְנֶ֥פֶשׁ לֹֽא־יִטַּמָּ֖א בְּעַמָּֽיו: כִּ֚י אִם־לִשְׁאֵר֔וֹ הַקָּרֹ֖ב אֵלָ֑יו לְאִמּ֣וֹ וּלְאָבִ֔יו וְלִבְנ֥וֹ וּלְבִתּ֖וֹ וּלְאָחִֽיו: וְלַֽאֲחֹת֤וֹ הַבְּתוּלָה֙ הַקְּרוֹבָ֣ה אֵלָ֔יו אֲשֶׁ֥ר לֹא־הָֽיְתָ֖ה לְאִ֑ישׁ לָ֖הּ יִטַּמָּֽא:

Entonces el Señor dijo a Moisés: «Habla a los sacerdotes, los hijos de Aarón, y diles: “Ninguno se contamine con persona muerta entre su pueblo, salvo por sus parientes más cercanos, su madre, su padre, su hijo, su hija o su hermano, o por su hermana virgen, que está cerca de él, por no haber tenido marido; por ella puede contaminarse.

Levítico 21:1-3

La porción de la Torá de esta semana comienza con instrucciones para los Cohanim con respecto a cuándo está permitido intencionalmente volverse ritualmente impuros. Al Cohen, en general, no se le permite contaminarse, es decir, ser ritualmente impuro. Esto significa que a un Cohen no se le permite entrar en contacto o estar cerca de un cadáver.

Hay notables excepciones a esta regla general. En el caso del fallecimiento de un familiar cercano, y si el Cohen está de luto, entonces puede acercarse al difunto, aunque esto hará que el Cohen se contamine. Sin embargo, aparte de estas excepciones para familiares cercanos, los Cohen no pueden asistir a los funerales. En los tiempos modernos, la falta de comprensión de este principio puede dar lugar a malentendidos y sentimientos heridos. Por lo tanto, es importante comprender que no importa qué tan amigo cercano sea una persona, no importa cuánto desee asistir al funeral de un amigo de toda la vida, si es un Cohen, está prohibido.

Las excepciones a esta regla son los parientes cercanos. Se definen específicamente como la madre, el padre, el hijo, la hija, el hermano y la hermana soltera. Se utiliza el término “parientes cercanos”, para que entendamos que la muerte de hijos y abuelos también son excepciones. La Torá, por lo tanto, nos da una definición de “parientes cercanos”. En la práctica actual, esta definición se encuentra relacionada con la recitación del Kaddish para un yahrzeit en la sinagoga. La Halajá es simple, las personas que recitan el Kaddish en la sinagoga en un yahrzeit deben ser parientes cercanos. No solo parientes, no amigos, no conocidos honorables, sino parientes cercanos. El comienzo del capítulo 21 de Levítico nos detalla quién debe recitar el Kadish durante un yahrzeit. Entonces, cuando vemos a alguien de pie para el Kadish en la sinagoga, entendemos su relación con el difunto. Por eso, podemos honrarlos a ellos y a los difuntos. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.