Inspiración en la Parashá – Ki Tavó

וְהָיָה֙ כִּֽי־תָב֣וֹא אֶל־הָאָ֔רֶץ אֲשֶׁר֙ יְהוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ נֹתֵ֥ן לְךָ֖ נַחֲלָ֑ה וִֽירִשְׁתָּ֖הּ וְיָשַׁ֥בְתָּ בָּֽהּ׃ וְלָקַחְתָּ֞ מֵרֵאשִׁ֣ית ׀ כָּל־פְּרִ֣י הָאֲדָמָ֗ה אֲשֶׁ֨ר תָּבִ֧יא מֵֽאַרְצְךָ֛ אֲשֶׁ֨ר יְהוָ֧ה אֱלֹהֶ֛יךָ נֹתֵ֥ן לָ֖ךְ וְשַׂמְתָּ֣ בַטֶּ֑נֶא וְהָֽלַכְתָּ֙ אֶל־הַמָּק֔וֹם אֲשֶׁ֤ר יִבְחַר֙ יְהוָ֣ה אֱלֹהֶ֔יךָ לְשַׁכֵּ֥ן שְׁמ֖וֹ שָֽׁם׃

Cuando hayas entrado en la tierra que el Señor tu Dios te da como herencia, y tomes posesión de ella y te establezcas allí,  tomarás de las primicias de todo lo que produzca la tierra que el Señor tu D-os te da, y las pondrás en una canasta. Luego irás al lugar donde el Señor tu D-os haya decidido habitar

Deuteronomio 26:1-2

El parashá de esta semana comienza con la mitzvá de Bikurim. Bikurim, primicias, o el tema de toda una Mishná y fueron un aspecto muy importante de la vida agrícola de Israel. El mitzvot consiste en tomar una porción indeterminada pero representativa de los productos recién madurados de las siete especies y llevarlos al templo como ofrenda.

En tiempos antiguos, trayendo el Bikurim fue motivo de mucha celebración y fanfarria. Los Bikurim fueron llevados en una canasta al templo, y fueron entregados a los Kohayn para comer.

Entonces el oferente del Bikurim recitaría Deuteronomio 26:5-10. La recitación es un breve resumen de la historia del pueblo judío, y cómo Hashem nos llevó a, y nos dio la tierra de la promesa. Los Bikurim son la única ofrenda que se trae con una recitación adjunta.

En 1 Corintios 15:20, al hablar de la resurrección, nos dice que Yeshúa es la primicia de aquellos que han muerto. Este es un lenguaje muy interesante, ¿Por qué Yeshúa es el Bikurim? Note que Pablo podría haber dicho que Yeshúa es el primero de aquellos que resucitaron, pero no lo hizo. Pablo etiquetó a Yeshúa como el Bikurim, los primeros frutos.

La explicación más común para esto es simplemente que Pablo quiso decir que Yeshúa fue el primero de aquellos que resucitó. Desafortunadamente, esto no tiene sentido. Como se indicó anteriormente, retozando con el dicho de esto, si eso es lo que él quiso decir. Lo que Pablo quiso decir es que Yeshúa es como el Bikurim.

Una clave para entender cómo Yeshúa es como el Bikurim, es en la comprensión del propio Bikurim. La recitación de Deuteronomio 26:5-10 es lo que realmente hace que el Bikurim se destaque entre todas las otras ofrendas. La recitación indica que el Bikurim, más que cualquier otra ofrenda, es una celebración de Hashem, dándonos la tierra de la promesa. Los Bikurim son todo sobre la tierra.

Entonces, cuando Pablo dice que Yeshúa es el Bikurim, es el tiempo, la resurrección a la tierra de Israel. Yeshúa es el Bikurim de la resurrección, es decir, Yeshúa es el primero de la resurrección traído a la tierra.

Que la resurrección de Yeshúa es el comienzo del regreso del exilio, la Geulá. Pablo comprendió la conexión entre el regreso del exilio y la tierra. Entendió que la resurrección puede ocurrir en su plenitud sólo con el regreso del exilio y el regreso del exilio sólo puede ocurrir en su plenitud con la resurrección. Es una parte clave para entender la bendición en la Amidá, “Bendito eres, Oh Señor nuestro D-os, resucitador de los muertos.”

Shabat Shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.