Inspiración en la Parashá – Ki Tetsé

כִּֽי־יִקַּ֥ח אִ֛ישׁ אִשָּׁ֖ה וּבְעָלָ֑הּ וְהָיָ֞ה אִם־לֹ֧א תִמְצָא־חֵ֣ן בְּעֵינָ֗יו כִּי־מָ֤צָא בָהּ֙ עֶרְוַ֣ת דָּבָ֔ר וְכָ֨תַב לָ֜הּ סֵ֤פֶר כְּרִיתֻת֙ וְנָתַ֣ן בְּיָדָ֔הּ וְשִׁלְּחָ֖הּ מִבֵּיתֽוֹ:

Cuando alguien toma una mujer y se casa con ella, si sucede que no le es agradable porque ha encontrado algo reprochable en ella, y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa.

Deuteronomio 24:1

בֵּית שַׁמַּאי אוֹמְרִים, לֹא יְגָרֵשׁ אָדָם אֶת אִשְׁתּוֹ אֶלָּא אִם כֵּן מָצָא בָהּ דְּבַר עֶרְוָה, שֶׁנֶּאֱמַר (דברים כד), כִּי מָצָא בָהּ עֶרְוַת דָּבָר. וּבֵית הִלֵּל אוֹמְרִים, אֲפִלּוּ הִקְדִּיחָה תַבְשִׁילוֹ, שֶׁנֶּאֱמַר (שם), כִּי מָצָא בָהּ עֶרְוַת דָּבָר. רַבִּי עֲקִיבָא אוֹמֵר, אֲפִלּוּ מָצָא אַחֶרֶת נָאָה הֵימֶנָּה, שֶׁנֶּאֱמַר (שם), וְהָיָה אִם לֹא תִמְצָא חֵן בְּעֵינָיו

Beit Shamai dice: Un hombre no puede divorciarse de su esposa a menos que se entere de que ella ha tenido relaciones sexuales prohibidas [devar erva], es decir, que cometió adulterio o se sospecha que lo hizo, como se dice: “Porque ha encontrado algo indecoroso [ervat davar] en ella, y le escribe un rollo de ruptura” (Deuteronomio 24: 1). Y Beit Hilel dice: Él puede divorciarse de ella incluso debido a un problema menor, por ejemplo, porque ella quemó o saló demasiado su plato, como se dice: “Porque ha encontrado algo indecoroso en ella”, es decir, que encontró algún tipo de defecto en ella. El rabino Akiva dice: Él puede divorciarse de ella incluso si encuentra otra mujer que sea más guapa que ella y desee casarse con ella, como se dice en ese versículo: “Y sucede, si ella no encuentra favor a sus ojos”. (Deuteronomio 24: 1).

Mishna Gitin 9:10

Ellos le dijeron: «Entonces, ¿por qué mandó Moisés darle carta de divorcio y repudiarla?». Él les contestó: «Por la dureza de su corazón Moisés les permitió a ustedes divorciarse de sus mujeres; pero no ha sido así desde el principio. Pero Yo les digo que cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, y se case con otra, comete adulterio».

Mateo 19:7-9

La porción de la Torá de esta semana contiene 74 mitzvot. Entre ellos se encuentra el trámite de divorcio. El divorcio a menudo se malinterpreta en los círculos de creyentes de Yeshua debido a las declaraciones de Yeshua registradas para nosotros en el capítulo 19 de Mateo. Sin embargo, las declaraciones de Yeshua deben entenderse en el contexto de la Mesora oral de la época.    

Yeshua declara muy claramente que el divorcio solo es válido en el caso de adulterio. Que ningún otro motivo es suficiente para conceder el divorcio. Que un nuevo matrimonio de alguien que está divorciado por cualquier motivo que no sea el adulterio es en sí mismo adulterio. Pero Yeshua hizo su declaración sabiendo que los oyentes estaban plenamente conscientes del famoso debate entre Hilel y Shamai que se había incluido en la Mesora oral.

Mishná Gitin termina con este famoso debate. Shamai dice que el adulterio solo se puede conceder en el caso de adulterio. Hilel dice que se le puede conceder el divorcio incluso si quema la cena. Y luego la discusión en Mishná Gitin termina. No hay resolución para el debate y el hecho de que no haya resolución es intencional. ¿Cuál es el punto de Shamai? El punto de Shamai es muy simple, el divorcio no es algo que pueda tomarse a la ligera. El divorcio es algo que es un último recurso y no se puede hacer de manera frívola. ¿Cuál es el punto de Hilel? El punto de Hilel también es simple. En los casos de divorcio hay muchísimas circunstancias atenuantes. Los casos involucrados en la corte de divorcio son muchas veces horribles y varían mucho. En el tribunal se debe tener en cuenta esta variación en casos individuales. La Mishná no aporta resolución a este debate por una razón muy importante, ambos puntos de vista son absolutamente correctos. El divorcio no es algo que se pueda tomar a la ligera. Hay muchas, muchas circunstancias atenuantes involucradas en los casos de divorcio que influyen directamente en si se debe otorgar o no un divorcio. Estas circunstancias atenuantes deben tenerse en cuenta en cada caso y no se puede establecer una regla general.

El contexto de la declaración de Yeshua es claro. El punto que está haciendo es idéntico al punto de Shamai, es decir, el divorcio no puede tomarse a la ligera. El divorcio es el último recurso. Para hacer este punto, Yeshua trae a colación la posición de Shamai. Esto de ninguna manera invalida la posición de Hilel. Las personas que escuchan la discusión entienden esto. Hay muchas circunstancias atenuantes que pueden causar un divorcio, pero ese no es el punto de Yeshua. Yeshua está haciendo la declaración de que el divorcio no debe tomarse a la ligera. Él no está abordando circunstancias atenuantes como abuso, adicción a sustancias, mala conducta financiera, etc. De ninguna manera Yeshua está haciendo una ley general contra el divorcio, excepto en el caso de adulterio. La Mesora Oral deja en claro que esto es imposible de hacer con justicia. La posición de Hilel se mantiene, simplemente no es el punto que Yeshua está tratando de hacer en este momento, en este argumento.

El divorcio es un acontecimiento terrible y extremadamente difícil. Se nos ordena simplemente amar a los involucrados y ayudarlos a superar este momento difícil lo mejor que podamos. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.