Inspiración en la Parashá – Nitzavim

כִּ֚י הַמִּצְוָ֣ה הַזֹּ֔את אֲשֶׁ֛ר אָֽנֹכִ֥י מְצַוְּךָ֖ הַיּ֑וֹם לֹֽא־נִפְלֵ֥את הִוא֙ מִמְּךָ֔ וְלֹֽא־רְחֹקָ֖ה הִֽוא: לֹ֥א בַשָּׁמַ֖יִם הִ֑וא לֵאמֹ֗ר מִ֣י יַֽעֲלֶה־לָּ֤נוּ הַשָּׁמַ֨יְמָה֙ וְיִקָּחֶ֣הָ לָּ֔נוּ וְיַשְׁמִעֵ֥נוּ אֹתָ֖הּ וְנַֽעֲשֶֽׂנָּה: וְלֹֽא־מֵעֵ֥בֶר לַיָּ֖ם הִ֑וא לֵאמֹ֗ר מִ֣י יַֽעֲבָר־לָ֜נוּ אֶל־עֵ֤בֶר הַיָּם֙ וְיִקָּחֶ֣הָ לָּ֔נוּ וְיַשְׁמִעֵ֥נוּ אֹתָ֖הּ וְנַֽעֲשֶֽׂנָּה: כִּֽי־קָר֥וֹב אֵלֶ֛יךָ הַדָּבָ֖ר מְאֹ֑ד בְּפִ֥יךָ וּבִלְבָֽבְךָ֖ לַֽעֲשׂתֽוֹ:

Este mandamiento que yo te ordeno hoy no es muy difícil para ti, ni está fuera de tu alcance. No está en el cielo, para que digas: “¿Quién subirá por nosotros al cielo para traérnoslo y hacérnoslo oír a fin de que lo guardemos?”. Ni está más allá del mar, para que digas: “¿Quién cruzará el mar por nosotros para traérnoslo y para hacérnoslo oír, a fin de que lo guardemos?”. Pues la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la guardes.

Devarim 30:11-14

Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, cierto sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías, que tenía por mujer una de las hijas de Aarón que se llamaba Elisabet. Ambos eran justos delante de Dios, y se conducían intachablemente en todos los mandamientos y preceptos del Señor. No tenían hijos, porque Elisabet era estéril, y ambos eran de edad avanzada.

Lucas 1:5-7

La porción de la Torá de esta semana nos da lo que puede ser el mandamiento más importante de toda la Torá. Sí, debemos amar a Hashem y debemos amar a nuestro prójimo, pero la factibilidad de estos compromisos depende de la seguridad de que en realidad es posible cumplir con los mandamientos de Hashem. En otras palabras, podemos hacer esto, está dentro de nuestras capacidades. A muchos se les ha enseñado que cumplir las mitzvot de Hashem es una tarea imposible. La Torá es muy explícita en que este no es el caso. Podemos hacerlo y debemos hacerlo.

La porción también nos da un poco de orientación con respecto a la interpretación de la Torá. Es decir, que Hashem no nos da mandamientos que no podamos cumplir. No hay mandamientos imposibles. Esto es importante para entender cómo hacer las mitzvot que Dios nos ha ordenado. Por ejemplo, significa que las mujeres no están obligadas a cumplir las mitzvot que están relacionadas con el tiempo y son positivas. Tendríamos mitzvot que se contradicen entre sí. Si este es el caso, serían imposibles. La porción de esta semana nos asegura que Hashem no nos da mandamientos imposibles. Por lo tanto, si un mandamiento es tanto positivo como relacionado con el tiempo, no se requiere que las mujeres lo sigan. Asimismo, los hombres no están obligados a cumplir los mandamientos de Nidah. Es imposible que los hombres hagan esto. En la porción de la Torá de esta semana, entendemos que Hashem no nos da mandamientos que son imposibles.

En Lucas 1, los padres de Juan el Bautista se describen como justos y observando todas las mitzvot de Hashem. Es importante tener en cuenta esto, es posible cumplir con todos los mandamientos de Hashem. Zakariyah y Elisheva obedecieron todos los mandamientos de Hashem, nosotros también podemos hacerlo. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.