Inspiración en la Parashá – Bereshit

וַיַּפֵּל֩ יְהֹוָ֨ה אֱלֹהִ֧ים | תַּרְדֵּמָ֛ה עַל־הָֽאָדָ֖ם וַיִּישָׁ֑ן וַיִּקַּ֗ח אַחַת֙ מִצַּלְעֹתָ֔יו וַיִּסְגֹּ֥ר בָּשָׂ֖ר תַּחְתֶּֽנָּה: וַיִּ֩בֶן֩ יְהֹוָ֨ה אֱלֹהִ֧ים | אֶת־הַצֵּלָ֛ע אֲשֶׁר־לָקַ֥ח מִן־הָֽאָדָ֖ם לְאִשָּׁ֑ה וַיְבִאֶ֖הָ אֶל־הָֽאָדָֽם: וַיֹּ֘אמֶר֘ הָֽאָדָם֒ זֹ֣את הַפַּ֗עַם עֶ֚צֶם מֵֽעֲצָמַ֔י וּבָשָׂ֖ר מִבְּשָׂרִ֑י לְזֹאת֙ יִקָּרֵ֣א אִשָּׁ֔ה כִּ֥י מֵאִ֖ישׁ לֻֽקֳחָה־זֹּֽאת: עַל־כֵּן֙ יַֽעֲזָב־אִ֔ישׁ אֶת־אָבִ֖יו וְאֶת־אִמּ֑וֹ וְדָבַ֣ק בְּאִשְׁתּ֔וֹ וְהָי֖וּ לְבָשָׂ֥ר אֶחָֽד:

Entonces el Señor Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y este se durmió. Y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar. De la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. Y el hombre dijo: «Esta es ahora hueso de mis huesos, Y carne de mi carne. Ella será llamada mujer, Porque del hombre fue tomada». Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Génesis 2:21-24

Esta semana renovamos nuestro estudio de la Torá, comenzando de nuevo con el libro de Génesis. Una sección significativa de la historia de la creación es la historia del comienzo de Adán y Eva. Muchas veces se ha enseñado que originalmente Hashem creó a Adán y que Eva fue creada más tarde. La Torá nos muestra, sin embargo, que esto no es cierto.

La Torá explica, en el versículo 22, que Eva es removida quirúrgicamente de Adán tomando uno de sus lados. El lado, en este caso, se traduce erróneamente como costilla. Por lo tanto, con un examen más detenido del texto, vemos que Eva de hecho fue creada al mismo tiempo que Adán, como parte de Adán, y simplemente fue extraída más tarde.

Para diferenciar entre el Adán original y el Adán después de que Eva fue extraída de él, los sabios designan al Adán original como Adam Kadmon. Adam Kadmon, el hombre original o antiguo, contenía tanto a Adán como a Eva. Esta fue la creación original de Hashem que colocó en el Huerto.

Esto significa porqué la institución del matrimonio es sagrada. Adam Kadmon, en su estado original, contenía tanto a Adán como a Eva. Estaban inexorablemente conectados y no podían separarse excepto por un acto de Hashem. Desde el momento en que Hashem nos separó en Adán y Eva, hemos anhelado ser Adam Kadmon una vez más. A través del matrimonio y la conexión entre un hombre y una mujer, nos acercamos a la santidad original de Adam Kadmon. Nunca podremos alcanzar esta santidad, pero podemos acercarnos a ella. Es por eso, por lo que Hashem nos explica que cuando nos casamos, un hombre y una mujer se vuelven una sola carne. Es como si volviéramos a ser Adam Kadmon. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.