Inspiración en la Parashá – Ekev

וְהָיָ֗ה אִם־שָׁמֹ֤עַ תִּשְׁמְעוּ֙ אֶל־מִצְו‍ֹתַ֔י אֲשֶׁ֧ר אָֽנֹכִ֛י מְצַוֶּ֥ה אֶתְכֶ֖ם הַיּ֑וֹם לְאַֽהֲבָ֞ה אֶת־יְהֹוָ֤ה אֱלֹֽהֵיכֶם֙ וּלְעָבְד֔וֹ בְּכָל־לְבַבְכֶ֖ם וּבְכָל־נַפְשְׁכֶֽם:

Y será, si escucháis Mis mandamientos, que os ordené este día amar al Señor, a vuestro Dios, y servirle con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma…

Deuteronomio 11:13

Una parte esencial de la parte de esta semana no se traduce bien en Español, en absoluto: “y servirle con todo su corazón y con toda su alma”. Técnicamente, el término aquí, para servirle, es exacto. Sin embargo, לעבדו tiene un significado mucho mayor que simplemente “servir”, Avodá. Lo que significa servicio, también se refiere al servicio de los Kohayns en el templo. Este servicio, el servicio de los sacrificios y ofrendas, es un método físico en el que Israel adora a Hashem. Esta idea de las acciones físicas en la adoración está abarcada en este término “Avodá” (trabajo santo).

Nos han ordenado, mandado, hacer avodá con todo nuestro corazón y con todo nuestro “Nefesh” (alma). Las implicaciones de este mandamiento son enormes. Si avodá es la acción física de la adoración, como lo demuestran los sacrificios y ofrendas, ¿Qué es avodá del corazón y del Nefesh? Avodá del Nefesh parece directo, es la acción de hacer las mitzvot de los sacrificios y ofrendas. ¿Avodá del corazón? Esto es menos sencillo.

Avodá del corazón constituye todos los diferentes tipos de oración. Estando en constante comunión con Hashem, participando en braja, téfila, jitpalelut, sh’eilah, y avodá en sí, todos constituyen avodá del corazón. En otras palabras, este pasaje en la Torá es la base para todo el concepto de oración y oración a Hashem. La razón por la que oramos, el propósito de nuestra oración es esta Avodá del corazón.

Como el Rey David nos hizo un ruego para orar sin cesar, así nos esforzamos por estar en contacto y comunión constantes con Hashem. Hacemos esto a través de todas las diferentes formas de oración. Nuestra relación con Hashem, física, y del Nefesh, Ruach, y Neshama, es a través de la oración, ordenada por Hashem con estas simples palabras: “Para servirle con todo tu corazón y con todo nuestro Nefesh”. Este mandamiento que recitamos dos veces al día, como el segundo párrafo de la Shema, es vital para entender la relación de Israel con Hashem. Somos la nación que ora como nación. Nosotros, como individuos, somos parte de esta nación que ora como nación a Hashem. Oramos como individuos, y alabamos a una nación. Lo que estamos haciendo es servir a Hashem con todos nuestros corazones y con todos nuestros Nefesh.

Shabbat Shalom

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.