Inspiración en la Parashá – Mishpatím

וַיִּקַּח֙ סֵ֣פֶר הַבְּרִ֔ית וַיִּקְרָ֖א בְּאָזְנֵ֣י הָעָ֑ם וַיֹּ֣אמְר֔וּ כֹּ֛ל אֲשֶׁר־דִּבֶּ֥ר יְהֹוָ֖ה נַֽעֲשֶׂ֥ה וְנִשְׁמָֽע:

Luego tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, y ellos dijeron: «Todo lo que el Señor ha dicho haremos y obedeceremos».     

Éxodo 24:7

La porción de esta semana contiene una de las declaraciones más importantes de toda la Torá. Naase v’nishma, lo haremos y lo escucharemos. Esta frase es dicha por los hijos de Israel después de que Moshé leyó el libro del pacto ante ellos. Moshé lee el libro y ellos responden: haremos y escucharemos.

Ahora bien, ¿cuál es el libro del pacto que se leyó? Claramente, Moshé está hablando de leer la Torá. Pero no toda la Torá. Muchos de los eventos plasmados aquí aún no se habían cumplido, por lo que no se leyó toda la Torá. Entonces, ¿a qué se hace referencia como el libro del pacto?

En Masah fueron entregados muchos mandamientos. Cincuenta y tres de estos mandamientos están en la porción de la Torá de esta semana. Pero hay muchos otros mandamientos que se dieron antes de recibir la Torá en el Sinaí. El mandamiento del Shabat, los tefilín y la circuncisión se dieron antes del Sinaí. Todos estos fueron incluidos en la lectura de Moshé del libro del pacto. Los hijos de Israel escucharon la lectura y respondimos: haremos y escucharemos. No dijimos que escucharemos y luego lo haríamos, dijimos que lo haremos y después escucharíamos. Este es un principio muy básico en el pensamiento judío. Amar a Hashem significa que debes hacer lo que te ordena. Es posible que no entiendas el mandamiento, es posible que no entiendas el pacto, sin embargo, debes cumplir sus mandamientos.

El seguir los mandamientos ayudará a traer entendimiento. Puede que no los entendamos inicialmente, pero al hacerlo viene la comprensión. La observancia de los mandamientos es imperativa ya sea que los entendamos o no.

El cumplimiento y la observancia de los mandamientos se divide en dos componentes. Primero, el mandamiento debe ser cumplido correctamente por la nación de Israel. Para que el cumplimiento del mandamiento sea válido, debe hacerse con todo Israel. No hacer el mandamiento con todo Israel anula el mandamiento. Se le considera pasul, es decir, la observancia no es válida. En segundo lugar, el mandamiento debe cumplirse con un corazón recto. No cumplir el mandamiento con el corazón recto hace que la observancia sea pigul, también inválida. (Hay una distinción en hebreo entre los dos tipos diferentes de invalidez. Pasul es invalidez por observancia incorrecta, pigul es invalidez debido a falta de intención en la observancia).

Para cumplir un mandamiento no es necesario comprender su significado. Más bien, la comprensión se obtiene mediante la observancia y el estudio de las mitzvot. El nivel de comprensión de las mitzvot dependerá de cada persona. Un niño pequeño puede entender menos, un sabio mayor puede entender más. Sin embargo, debe aclararse, que el entendimiento en cada caso no afecta la observancia de los mismos. Mientras la observancia no sea pasul ni pigul, la observancia es considerada válida. No es necesario ser un estudioso de la Torá para observar las mitzvot. Las personas con deficiencias en el aprendizaje ciertamente pueden observar las mitzvot tan plenamente como cualquier sabio. Siempre es bueno esforzarse por comprender las mitzvot, pero la comprensión no es un requisito para la observancia. Haremos y escucharemos. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.