Inspiración en la Parashá – Noaj

מִכֹּ֣ל | הַבְּהֵמָ֣ה הַטְּהוֹרָ֗ה תִּקַּח־לְךָ֛ שִׁבְעָ֥ה שִׁבְעָ֖ה אִ֣ישׁ וְאִשְׁתּ֑וֹ וּמִן־הַבְּהֵמָ֡ה אֲ֠שֶׁ֠ר לֹ֣א טְהֹרָ֥ה הִ֛וא שְׁנַ֖יִם אִ֥ישׁ וְאִשְׁתּֽוֹ: גַּ֣ם מֵע֧וֹף הַשָּׁמַ֛יִם שִׁבְעָ֥ה שִׁבְעָ֖ה זָכָ֣ר וּנְקֵבָ֑ה לְחַיּ֥וֹת זֶ֖רַע עַל־פְּנֵ֥י כָל־הָאָֽרֶץ:

De todos los animales puros tomarás por ti mismo siete parejas, un macho y su pareja, y de los animales que impuros, dos, un macho y su pareja. También, de las aves de los cielos, siete pares, macho y hembra, para mantener la semilla viva en la faz de la tierra.

Génesis 7:2-3

Como en gran parte de Génesis, esta parashá contiene una historia con la que la mayoría de todos están familiarizados. La historia de Noé y el diluvio. Como la historia dice, Hashem le ha dicho a Noé que la tierra iba a ser destruida y Noé lleva a los animales, dos por dos, en parejas, al arca. Pero vemos en el capítulo siete de que esto no es exactamente como va la historia.

Noé no salva a un par de cada animal de la destrucción. En cambio, salva un par de animales impuros y siete pares de animales puros. Esto nos lleva a la pregunta: ¿Cómo sabe Noé qué animales son puros y cuáles no? En ningún lugar de la Torá, hasta ahora, hay instrucción dada a nadie sobre animales puros e impuro. ¿Cómo sabía Noé?

Simplemente hacer esta pregunta lleva a varias conclusiones fascinantes. Primero, hubo una diferenciación entre animales puros y impuros desde el principio. En segundo lugar, ¿Qué significa precisamente puro e impuro, especialmente porque la humanidad no estaba comiendo carne todavía? Tercero, Noé entiende claramente la diferencia entre animales puros e impuros, ¿Cómo?

La tercera pregunta es la más problemática. Claramente, nadie recibe instrucción sobre qué animales son puros y cuáles no. Esta instrucción no aparece en la Torá, pero no hay otro método que pueda explicar el conocimiento de Noé de puro e impuro.

La implicación aquí es impresionante. Hay instrucciones dadas que no aparecen en realidad en la Torá. La Torá escrita, es decir, la instrucción escrita, no contiene todas las instrucciones dadas por Hashem. O, al menos la Torá escrita no contiene detalles con respecto a todas las instrucciones de Hashem. Esto significa que hay una Ley Oral, o instrucciones orales que son dadas por Hashem. Noé recibió instrucción oral, es decir, Torá Oral de Hashem. A lo largo del resto de las Escrituras, vemos instrucción oral dada por Hashem y aprobada oralmente por individuos y luego por Israel. Por consiguiente, no puede haber duda de que realmente entender la Escritura incluye entender estas instrucciones orales dadas por Hashem y transmitidas por Israel. Noé siguió la Ley Oral de Hashem, como lo hizo Yeshúa. También deberíamos. Shabbat Shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.