Inspiración en la parashá – Re’é

שָׁל֣וֹשׁ פְּעָמִ֣ים | בַּשָּׁנָ֡ה יֵֽרָאֶה֩ כָל־זְכ֨וּרְךָ֜ אֶת־פְּנֵ֣י | יְהֹוָ֣ה אֱלֹהֶ֗יךָ בַּמָּקוֹם֙ אֲשֶׁ֣ר יִבְחָ֔ר בְּחַ֧ג הַמַּצּ֛וֹת וּבְחַ֥ג הַשָּֽׁבֻע֖וֹת וּבְחַ֣ג הַסֻּכּ֑וֹת וְלֹ֧א יֵֽרָאֶ֛ה אֶת־פְּנֵ֥י יְהֹוָ֖ה רֵיקָֽם: אִ֖ישׁ כְּמַתְּנַ֣ת יָד֑וֹ כְּבִרְכַּ֛ת יְהֹוָ֥ה אֱלֹהֶ֖יךָ אֲשֶׁ֥ר נָֽתַן־לָֽךְְ

Tres veces al año se presentarán todos tus varones delante del Señor tu Dios en el lugar que Él escoja: en la Fiesta de los Panes sin Levadura, en la Fiesta de las Semanas y en la Fiesta de los Tabernáculos; y no se presentarán con las manos vacías delante del Señor. Cada hombre dará lo que pueda, de acuerdo con la bendición que el Señor tu Dios te haya dado.

Deuteronomio 16:16-17

Al final de la porción de la Torá de esta semana, está el mandamiento de reunir a los hijos de Israel en el Templo. Esta reunión de todo Israel ocurrirá tres veces al año, en Pésaj, Shavuot y Sucot.

Es interesante notar que a Israel no se le ordena reunirse en ningún otro momento. No hay mandato para reunirse en Yom Kipur. No hay mandato para reunirse en Rosh HaShaná. No hay mandato de estar juntos en Shabat. La mitzvá es reunirse específicamente en Pésaj, Shavuot y Sucot.

Cuando Israel se reúne para estas fiestas solemnes, se requiere que los hombres traigan una ofrenda. Esta ofrenda se analiza extensamente en el Talmud, tratado Jaguigá. Jag es una fiesta solemne, Jaguigá es la ofrenda de esa fiesta solemne. En la mañana del primer día de estas fiestas solemnes, todos los hombres vendrían al Templo y presentarían su sacrificio. Los animales serían sacrificados, preparados y asados ​​o guisados. Luego sería devuelto al oferente para ser comido en sus casas como una celebración gozosa para todo Israel. Esta celebración inauguraría la fiesta solemne para cada casa de los hijos de Israel.

Durante Pésaj, la principal fuente de carne en la mesa del Séder era la Jaguigá, no el Pésaj. Con millones de personas en Jerusalén para la fiesta solemne, cada hogar tendría docenas de personas en él. Cada familia trajo un Pésaj, una ofrenda de Cordero Pascual. Sin embargo, aproximadamente la mitad de las personas en el hogar eran hombres y niños. Dado que los hombres debían traer un sacrificio, había mucha carne en la mesa del Séder.

El comer Pésaj, el Cordero Pascual, es un requisito para todo Israel. Para asegurar que todos tuvieran un trozo de Pésaj, el Pésaj se reservaba y se mantenía separado de la carne de la Jaguigá. Al final del Séder, se colocaba un trozo de Pésaj sobre un trozo de matzá y se repartía a todos en la comida. Una vez que a todos se les daba la parte requerida del Pésaj, se recitaba la bendición y se comía el Pésaj. Esta pieza de matzá con el Pésaj se llamaba, en griego, Afikomen. La razón por la que se instituyó esta ceremonia fue la de asegurar que todos comieran el Pésaj y que no se confundieran con la Jaguigá.

Shabat Shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.