Inspiración en la Parashá – Sukkot

וְהִקְרַבְתֶּ֨ם עֹלָ֜ה אִשֵּׁ֨ה רֵ֤יחַ נִיחֹ֨חַ֙ לַֽיהֹוָ֔ה פָּרִ֧ים בְּנֵֽי־בָקָ֛ר שְׁלשָׁ֥ה עָשָׂ֖ר אֵילִ֣ם שְׁנָ֑יִם כְּבָשִׂ֧ים בְּנֵֽי־שָׁנָ֛ה אַרְבָּעָ֥ה עָשָׂ֖ר תְּמִימִ֥ם יִֽהְיֽוּ: וּמִ֨נְחָתָ֔ם סֹ֖לֶת בְּלוּלָ֣ה בַשָּׁ֑מֶן שְׁלשָׁ֨ה עֶשְׂרֹנִ֜ים לַפָּ֣ר הָֽאֶחָ֗ד לִשְׁלשָׁ֤ה עָשָׂר֙ פָּרִ֔ים שְׁנֵ֤י עֶשְׂרֹנִים֙ לָאַ֣יִל הָֽאֶחָ֔ד לִשְׁנֵ֖י הָֽאֵילִֽם: וְעִשָּׂרוֹן עִשָּׂר֔וֹן לַכֶּ֖בֶשׂ הָֽאֶחָ֑ד לְאַרְבָּעָ֥ה עָשָׂ֖ר כְּבָשִֽׂים: וּשְׂעִֽיר־עִזִּ֥ים אֶחָ֖ד חַטָּ֑את מִלְּבַד֙ עֹלַ֣ת הַתָּמִ֔יד מִנְחָתָ֖הּ וְנִסְכָּֽהּ:

Ofrecerás una ofrenda quemada, una ofrenda de fuego para un aroma agradable al Señor: trece toros jóvenes, dos carneros, catorce corderos en el primer año; [todos] serán sin defecto. Y su ofrenda de comida [será] harina mezclada con aceite; tres décimas por cada toro por los trece toros, dos décimas por cada carnero por los dos carneros. Y una décima
por cada cordero, por los catorce corderos. Y un macho cabrío para una ofrenda por el pecado, además de la ofrenda quemada continua, su ofrenda de comida, Y un macho cabrío joven para una ofrenda por el pecado, además de la ofrenda quemada continua, su ofrenda de comida, y su libación.

Números 29:13-6

Este Shabat es el primer día de Sucot. La porción de la Torá es de Levítico 23 y la porción de la Maftir es la sección correspondiente de Números 29. Esta sección de Números 29 nos instruye acerca de una de las ofrendas más conmovedoras de toda la Torá: El sacrificio de los 70 toros.

Según Rashi, los 70 toros corresponden a las 70 naciones de la tierra. Israel está instruido para traer sacrificios por las naciones de la tierra. Es una idea curiosa. Israel es la única con una relación con Hashem. Más allá de Israel, las personas tienen relaciones con Hashem, pero ninguna otra nación tiene una relación con Hashem. ¿Por qué se le instruyó a Israel que trajera sacrificios por esas naciones que no tienen ninguna relación con Hashem?

La respuesta es bastante simple, pero las implicaciones de la respuesta son muy complejas. Israel es de traer sacrificios para las naciones porque se instruye a Israel a ser una luz para las naciones. Israel es instruido para ser un reino de Kohayns a la naciónes. Esta es la razón por la que Israel tiene una relación con Hashem cuando ninguna otra nación lo hace.

Así que, Israel se supone que es una luz para las naciones, ¿cómo? Israel se supone que es un reino de Kohayns, ¿Cómo? A menudo, tomamos estos conceptos y los tratamos de manera casual; arrogantemente. De hecho, no deberíamos profundizar más para entender el papel de Israel en el universo.

En el sacrificio de los 70 toros, vemos una clara indicación del papel de Israel de ser un reino de Kohayns. Uno de los propósitos de los Kohayns es, a través del sacrificio, ser intercesor ante Hashem. El papel de Israel como intercesor se ilustra en la ofrenda de Sucot. El papel de Israel como luz para las naciones también se ilustra en el sacrificio de Sucot. Este mandamiento es una Chukah, un mandamiento que no tiene una explicación adjunta. Estamos simplemente para realizar este mandamiento y Hashem no nos dice por qué. Mostramos a las naciones de el mundo lo que significa la obediencia a Hashem a través de una mitzvá que no se explica. Es simplemente un acto de obediencia. Así es como las naciones deben seguir a Hashem, y en realidad, en los tiempos finales, así es como las naciones seguirán a Hashem.

En resumen, el sacrificio de los 70 toros tiene dos propósitos separados. Es la intercesión de Israel con Hashem en nombre de las naciones, y es una enseñanza a las naciones de cómo la obediencia a Hashem funciona. Ambas lecciones son importantes, y ambas lecciones serán cada vez más reconocidas a medida que el regreso de Yeshua se hace inminente. Shana tova, Shabat shalom, y Chag Sameach.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.