Inspiración en la Parashá – Tazria-Metzorá

En la porción de la semana pasada, Shemini, termino con la discusión acerca de estar separados para Hashem. La discusión giraba entorno a la idea de que ciertos animales eran comida y otros animales no eran comida. Las diferencias son descritas usando términos específicos, Tumá y Tajará, a menudo se traducen como puro e impuro. Tumá, impureza, es el termino para describir los animales que no son comida. Tajará, pureza, es usada para describir los animales que son comida. En está porción semanal, nosotros podemos ver que Tumá y Tajará usados de manera diferente.

En está porción semanal, nosotros vemos que Tumá es una condición que tiene remedio. El remedio para Tumá contiene dos elementos separados: mikvá y tiempo. En orden de pasar la aflicción, uno debe tener una mikvá y uno debe esperar un tiempo específico determinado. Usualmente, hasta la puesta del sol. Nosotros vemos que a través del remedio Tumá se transforma en Tajará.

En otras enseñanzas, Tumá es asociada con pecado. En está porción nos enseña a nosotros que esto no es el caso. Dar a luz termina en Tumá. Niddá (mestruación) termina en Tumá. Una descarga seminal termina en Tumá. Ninguna de estas es pecado. Sin embargo, todas estas cosas involucran algo que sale del cuerpo.  Para nada esto no es una cuestión de pecado. Mas bien, Tumá es una condición de vida. Tanto en el cumplimiento de una mitzvá como “se fructífero y multiplícate” resulta en Tumá. Entonces Tumá no es pecado. Más bien, es el resultado de las funciones naturales del cuerpo. Es meramente algo que ocurre en la vida diaria, esto no es algo por lo cual debemos avergonzarnos o ser ridiculizados. Tumá le sucede a la gente.

Entonces, con el remedio, la Tumá se vuelve Tajará y uno no deberá entrar el templo. Hasta que Tumá se convierta en Tajará uno debe residir fuera del campamento. Esto nos enseña que Tumá no es algo que debamos desear, pero es algo común. ¿Qué es esto? ¿Porqué es que un simple ritual de mikvá y el tiempo lo eliminan?

La mayoría de las enfermedades y aflicciones que nosotros sufrimos son del basar (carné). Tumá no. Tumá es una condición del Nefesh y de la Neshamá. Que es, una condición espiritual. Esto es una condición del alma fuera del tiempo y el espacio que puede ser afectada en el tiempo y el espacio, que es, que puede ser solamente afectada dentro del tiempo y espacio. Si una es Tumá en el Nefesh y en la Neshamá. Para remedio esto utiliza el ritual del mikvá y tiempo, dentro del tiempo y el espacio. Esto es un maravilloso ejemplo de cómo nuestro comportamiento en el tiempo y en el espacio afecta el alma eterna, nuestra Neshamá.

Nosotros no pasamos mucho tiempo y esfuerzo al estar preocupados con Tumá y Tajará como deberíamos. De hecho, estas son condiciones espirituales que afectan nuestro comportamiento en el tiempo y el espacio es significativo. A medida que continuamos el conteo del Omer y haciendo un esfuerzo para aumentar nuestra conciencia del Nefesh y la Neshamá, considera Tumá y Tajará. Quizás sea el tiempo para tomar un mikvá y esperar hasta la puesta del sol.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.