Inspiración en la Parashá – Vaiakhél-Pekudei

Moisés reunió a toda la comunidad israelita, y les dijo: Estas son las órdenes que el Señor les manda cumplir: Trabajen durante seis días, pero el séptimo día, el sábado, será para ustedes un día de reposo consagrado al Señor. Quien haga algún trabajo en él será condenado a muerte.

Éxodo 35:1-2

En está parashá se colocan planes para la construcción del Mishkan. Nosotros vemos que los primeros dos versículos, el primer mandamiento de acuerdo a la construcción del Mishkan es una reiteración para los hijos de Israel para guardar el Shabat. A primera vista, esto no parece como una instrucción para construir el Mishkan en lo absoluto. De hecho, es la instrucción más importante respecto a la construcción del Mishkan.

Recordemos Shabat, guardar el Shabat y mantener el Shabat. Si no lo haces, serás ejecutado a muerte. Esto parece un tanto dramático y drástico. Si alguien es asesinado, ellos serán ejecutados. Si alguien comete adulterio, ellos serán ejecutados. Estos mishpatim (juicios) son entendibles. Pero ¿Hacer trabajo en Shabat? ¿Porqué Hashem invoca la pena de muerte? ¿Por qué es la primera instrucción del Mishkan es no traspasar el Shabat?

La respuesta a estas preguntas son el núcleo del a relación de Israel con Hashem. Es algo que debemos tomar de corazón, inclusive hoy día. “Los israelitas deberán observar el Shabat. En todas las generaciones futuras será para ellos un pacto perpetuo, una señal eterna entre ellos y yo. En efecto, en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, y el séptimo día descansó.” Hashem nos dio el Shabat para hacer, no como un mandamiento dado desde un lugar alto, distanciados de nosotros. Más bien, es el mandamiento de ser como Hashem. La razón por la que nosotros sésamos de nuestro trabajo en el séptimo día es porqué Hashem cesó del trabajo en el séptimo día. El concepto es que nosotros, en nuestro libre albedrío escojamos a Hashem.

Es nuestra elección vida o muerte, la bendición o la maldición. Si escogemos ignorar el Shabat o tratarlo de manera casual estamos escogiendo entre la muerte y la maldición. No una bendición para nosotros como individuos, más bien, bendición para Israel. Está idea es tan importante que el evento de construcción más santo a través de historia tiene que parar para honrar el Shabat. ¿Porqué? Por qué nosotros escogemos ser como Hashem.

Está es la primera lección sobre ser como Hashem. Las lecciones sobre ser como Hashem culminan en la vida de Yeshúa el Mashiaj. El propósito de la vida de Yeshúa aquí en la tierra fue enseñarnos ser como Hashem. La Torá fue dada a nosotros para enseñarnos como ser más como Hashem. Yeshúa vino a enseñarnos como seguir la Torá y ser más como Hashem. Está semana la Parashá nos muestra este principio básico de seguir a Yeshúa, en seguir la Torá, es recordar y proteger el Shabat. Este es un mandamiento, nosotros realmente vemos como amar a D-os y amar a nuestros vecinos como nosotros mismos.

Como todo va a ser destruido como esto ¿Qué tipo de personas debemos ser? Tú deberás liderar una vida santa y piadosa hasta esperar el día de D-os y trabajara para acelerar su venida – 2 Pedro 3:11-12 ¿Cómo llevamos vidas santas y piadosas para acelerar el día de D-os? Nosotros mantenemos el Shabat. La tradición judía nos dice que, si Israel guarda de Shabat a Shabbatot en una fila, el Mashiaj vendrá. Si nosotros guardamos el Shabat, si llevamos vidas santas y piadosas, nosotros aceleramos la venida de Yeshúa, traemos la Mashiaj.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.