Inspiración en la Parashá Vayajel

וַיַּקְהֵ֣ל משֶׁ֗ה אֶת־כָּל־עֲדַ֛ת בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵ֖ל וַיֹּ֣אמֶר אֲלֵהֶ֑ם אֵ֚לֶּה הַדְּבָרִ֔ים אֲשֶׁר־צִוָּ֥ה יְהֹוָ֖ה לַֽעֲשׂ֥ת אֹתָֽם: וַיַּקְהֵ֣ל משֶׁ֗ה אֶת־כָּל־עֲדַ֛ת בְּנֵ֥י יִשְׂרָאֵ֖ל וַיֹּ֣אמֶר אֲלֵהֶ֑ם אֵ֚לֶּה הַדְּבָרִ֔ים אֲשֶׁר־צִוָּ֥ה יְהֹוָ֖ה לַֽעֲשׂ֥ת אֹתָֽם:

Entonces Moisés reunió a toda la congregación de los israelitas, y les dijo: «Estas son las cosas que el Señor les ha mandado hacer[a]. Seis días se trabajará, pero el séptimo día será para ustedes un día santo, día de completo reposo para el Señor. Cualquiera que haga trabajo alguno en él, morirá.

Éxodo 35:1-2

En la porción de la Torá de esta semana, Moisés les cuenta a los Hijos de Israel más detalles sobre la construcción del Mishkán. El paso inicial en la construcción del Mishkán que relata Moshé es muy revelador. ¿Cuál es esta instrucción inicial? Se instruye a los hijos de Israel a no hacer ningún trabajo de construcción del Mishkán en Shabat.

Esto es muy importante de entender. La tarea más sagrada que se les ordena hacer a los hijos de Israel es, de hecho, no hacerla en Shabat. Este mandato guía a los Hijos de Israel en la comprensión del Shabat, incluso hasta el día de hoy.

Los sabios explican que en realidad hay 39 actos de trabajo separados que intervienen en la construcción del Mishkán mismo. Los 39 de estos están prohibidos en Shabat. Incluyen cortar, coser, rasgar, atar, etc. Ninguna de estas acciones debe realizarse en Shabat. Por kal vejomer, si no podemos hacer estas cosas, ni siquiera para construir el Mishkán, ciertamente no podemos hacer estas cosas para propósitos menores.

Esta instrucción es un indicador de cuán importante debe ser Shabat para nosotros. Incluso la construcción del Mishkán se detiene por Shabat. Dejemos que esto penetre y tomemos en serio el mandamiento de no trabajar en Shabat. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.