Inspiración en la Parashá – Vayikrá

וַיִּקְרָ֖א אֶל־משֶׁ֑ה וַיְדַבֵּ֤ר יְהֹוָה֙ אֵלָ֔יו מֵאֹ֥הֶל מוֹעֵ֖ד לֵאמֹֽר: דַּבֵּ֞ר אֶל־בְּנֵ֤י יִשְׂרָאֵל֙ וְאָֽמַרְתָּ֣ אֲלֵהֶ֔ם אָדָ֗ם כִּי־יַקְרִ֥יב מִכֶּ֛ם קָרְבָּ֖ן לַֽיהֹוָ֑ה מִן־הַבְּהֵמָ֗ה מִן־הַבָּקָר֙ וּמִן־הַצֹּ֔אן תַּקְרִ֖יבוּ אֶת־קָרְבַּנְכֶֽם: אִם־עֹלָ֤ה קָרְבָּנוֹ֙ מִן־הַבָּקָ֔ר זָכָ֥ר תָּמִ֖ים יַקְרִיבֶ֑נּוּ אֶל־פֶּ֜תַח אֹ֤הֶל מוֹעֵד֙ יַקְרִ֣יב אֹת֔וֹ לִרְצֹנ֖וֹ לִפְנֵ֥י יְהֹוָֽה:

El Señor llamó a Moisés y le habló desde la tienda de reunión: «Di a los israelitas: “Cuando alguien de ustedes traiga una ofrenda al Señor, traerán su ofrenda de animales del ganado o del rebaño. Si su ofrenda es un holocausto del ganado, ofrecerá un macho sin defecto; lo ofrecerá a la entrada de la tienda de reunión, para que sea aceptado delante del Señor.

Levítico 1:1-3

La porción de la Torá de esta semana comienza un nuevo libro, el libro de Levítico. Este libro también se conoce como Torat Kohanim, la instrucción de los sacerdotes. Este es el primer libro de las Escrituras que se enseña a los niños. Puede que te sorprenda, no es un libro lleno de historias y eventos interesantes. En cambio, es un libro que define nuestros deberes en nuestra relación con Hashem. Es el fundamento mismo de nuestra devoción diaria.

La instrucción central de Torat Kohanim son los mandamientos de los sacrificios. El texto comienza con el más santo de todos los sacrificios, el Olah. Hay varias traducciones del término Olah, ninguna de las traducciones hace justicia al término. La raíz de Olah es la misma raíz que la palabra aliyá, cuando subimos a vivir a Israel, o subimos para recibir la bendición de la Torá. En otras palabras, Olah significa subir. Es la ofrenda de “subir”.

Hay muchas subcategorías de sacrificios que se incluyen en el Olah. La ofrenda por el pecado, la ofrenda por la culpa, todas las ofrendas para festivales, todas caen bajo la categoría de Olah. El sacrificio de Shabat y los sacrificios de Rosh Jodesh también son Olah. El Olah incluye sacrificios comunales e individuales.

Quizás el más importante de los sacrificios de Olah es la ofrenda de Tamid. El sacrificio está esbozado al comienzo de Números 28. Es el primer sacrificio de cada día, realizado al amanecer. Es el último sacrificio de cada día, realizado al atardecer. Sin este Olah, ninguno de los otros sacrificios del Templo son válidos. El Olah, por lo tanto, es el sacrificio sobre el cual giran todos los demás sacrificios. Este es el comienzo de la instrucción a los sacerdotes. Shabat shalom.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN SEMANAL

Recibe las últimas noticias, enseñanzas y actualizaciones sobre Yeshivat Shuvu 

Rabbi Steven Bernstein

Steve was born on Lag B’Omer in Ann Arbor, MI but was raised in Gainesville, FL. The son of two University of Florida professors, he excelled in the sciences in school. In addition to his normal academic studies, he pursued his Jewish education studying with many Rabbis and professors of Judaic Studies from the University including visiting Rabbis such as Abraham Joshua Heschel and Shlomo Carlebach.